domingo, 16 de diciembre de 2007

SANIDAD PARA EL CORAZÓN QUEBRANTADO

Sin duda, los conflictos y problemáticas que rodean al ser humano son muchos y complejos. Tratar de estudiar cada una de ellas nos podría tomar mucho tiempo y sin embargo, aún habría asuntos que quedarían sin tratar.

Como nuestro objetivo es entender la Consejería como ministerio y llegar a utilizarla como una herramienta para la edificación y restauración del Cuerpo de Cristo, intentaremos explicar algunas de estas problemáticas del hombre desde el punto de vista de la configuración del ser humano, del Plan de Dios y el deterioro que ha ido ocurriendo en el interior del hombre después de la caída.

Para ello utilizaremos el esquema del hombre como ser tripartito, donde quedaban claramente definidas las partes, y específicamente el alma estaba subdividida en mente, emociones y voluntad. Utilizando este esquema para una mejor comprensión, haremos un análisis del deterioro que ocurre en cada una de esas áreas en la vida del ser humano cuando se halla lejos de Dios, y el proceso que debería llevarse a cabo cuando entrega su vida a Cristo y va entregando cada una de estas áreas bajo Su Señorío.

En Proverbios 4:23 se nos advierte que nuestro corazón debe ser guardado por sobre todas las cosas porque de él mana la vida, pero ¿qué es el corazón? Se reconoce el corazón como una expresión figurativa para referirse al centro de la vida del ser humano. Es un receptáculo de emociones, recuerdos, de informaciones y todo cuanto quede allí registrado. En pocas palabras es la esencia del hombre.

Proverbios 23:7 dice que lo que tengamos almacenado en nuestro corazón afectará nuestra visión del mundo o de nosotros mismos: “Por que tal es el pensamiento en su corazón, tal es él”.
En Jeremías 17:9 dice que nuestro “corazón es engañoso” más que todas las cosas. Si hay engaño en nuestro corazón, nuestra visión del mundo será engañosa y filtraremos todo a través de esa mentira. Por la misma razón, así como de nuestro corazón puede fluir vida según el texto anterior, puede fluir también la muerte, si lo que hay en él es engaño.
Entonces, ¿cuánto de lo que hay en nuestro corazón es verdad y cuánto es engaño? La segunda parte del texto de Jeremías dice que sólo Dios conoce el corazón del hombre y puede examinarlo; por eso debemos dejar que Él escudriñe nuestro corazón y nos muestre cuánto de lo que hay allí es verdad y cuánto es engaño (Salmos 139:23).

Áreas del corazón:
1. Conocida por mí y por todos los que me rodean
2. Conocida por mí y desconocida para la mayoría
3. Conocida por otros pero desconocida por mí
4. Desconocida por mí; sólo Dios conoce.

En algunos casos es necesaria una revelación de Dios para conocer el área oculta del corazón. No debemos olvidar que lo que pensamos lo reflejamos en nuestro hablar y lo que sentimos en nuestras actitudes. En algunos casos, hay una división entre lo que pensamos y lo que sentimos y se llega a producir una dualidad interna.

1) MENTE - ENGAÑO

En la mente dijimos que se encuentran nuestros pensamientos y se desarrollan los procesos cognitivos del ser humano. Nuestra mente que tiene una capacidad ilimitada de almacenamiento, en ella guardamos todas las informaciones, recuerdos, conocimientos, etc.
A nivel de mente, el trabajo del enemigo ha sido engañar al ser humano desde el huerto del Edén. Se mueve a nivel de nuestros pensamientos, y debido a que no tiene la misma capacidad omnisciente de Dios de leer lo que pensamos, se ocupa de sembrar en nuestra mente los pensamientos que desea, esperando que nosotros hagamos florecer estos pensamientos y que con posterioridad generemos una actitud.
El deterioro a nivel de mente en el ser humano puede afectar varias áreas, pero en especial nos referiremos a aquellas más relevantes, en las cuales el enemigo ha cambiado la VERDAD de Dios por una “mentira” disfrazada de verdad.
Cómo opera el engaño (Génesis 3):
a) El engaño es sutil - llega sin que le percibamos (v.1)
b) El engaño nos hace cambiar el punto de vista de las cosas - siembra la duda de la verdad y la hace parecer una mentira, presentando la mentira como una “verdad”(v.6)
c) El engaño actúa generalmente en soledad - “Mente vacía, oficina del diablo”
d) El engaño siempre tiene una “prueba falsa” y no busca la verdad - nos prueba que es así (v.6b)
e) El engañado se torna un engañador

Cuando el diablo siembra la duda en el corazón del hombre en el huerto de Edén respecto a Dios y a su carácter confiable, termina afectando la identidad del hombre. Antes, la identidad del hombre estaba sin duda en Dios, por ser su criatura, pero desde el momento en que el hombre se separa de Dios por el pecado y comienza a creer las mentiras del enemigo, su identidad también se pone en duda.
En su sentimiento de pérdida de identidad, se le hace necesario asignarse un valor, y es aquí donde el hombre comienza a buscar “cosas” para sentirse valioso, ya que no se siente valioso en sí mismo, al estar alejado de Dios, entonces busca “algo” que le haga valioso.
En este punto, encontramos que hasta el día de hoy el ser humano ha establecido un sistema de valores para asignarse ese valor ‘perdido’, para sentir que es algo o que no lo es. A esta escala de valores creada por el hombre con esta intención le llamaremos: Escala de valores del mundo.
· Valor de la Belleza externa
· Valor de la Productividad
· Valor de los Bienes Materiales
· Valor del Sexo, la Raza.
· Valor de la Intelectualidad
Como son valores finitos, son temporales, es decir la persona se sentirá valiosa mientras tenga ese bien o cumpla con los requisitos. No son valiosos en sí mismos, pues dependen de factores externos. Desde la infancia, a través del medio que le rodea (hogar, colegio, medios de comunicación, etc) la persona se va empapando de estos “falsos” valores y va construyendo su camino y su vida de acuerdo a ellos; tomando una visión equivocada tanto de la vida como de sí mismo.

AGENTES DE ENGAÑO
La Biblia nos presenta a Satanás como el Padre de la mentira o padre de engaño (Juan 8:44). Él es el engañador mayor, que ha engañado a los hombres desde la creación hasta el día de hoy. En Juan 10:10 Jesús dijo que el propósito de Satanás es:
· Hurtar
· Matar
· Destruir
Él desea robar sutilmente nuestra vida, identidad, destino, relación con Dios y todo lo que pueda. Desea destruirnos, porque somos criaturas de Dios. El campo de batalla donde él opera es la MENTE, donde debemos enfrentar una lucha constante contra su engaño. Su objetivo principal es apartarnos de Dios y allí radica su victoria y su poder se desata cuando estamos lejos de Dios y su verdad.
Satanás ha engañado a muchos, y éstos se han tornado a su vez agentes de engaño. A estos agentes de engaño o promotores del engaño les llamaremos “agentes engañadores”.

Generalmente son figuras de autoridad, personas que deberían representar en algún aspecto la imagen de Dios y que han servido de mediadores para transmitir un engaño. Normalmente son personas importantes para nosotros, personas a las cuales les damos mucha importancia, especialmente a lo que dicen, en distintas áreas o esferas de nuestra vida.

Algunos pueden ser:
· Padres
· Maestros
· Autoridades Eclesiásticas
· Autoridades Gubernamentales
· Medios de comunicación
· Iguales
· Nuestro propio corazón

Debemos tener en cuenta que desde el principio de la creación, los líderes han sido el blanco principal de Satanás en su estrategia de engaño porque ellos son los que tienen influencia sobre el resto de las personas y de forma directa o indirecta afectan el destino de otros (efecto dominó).
· Si un hombre peca, se afecta a si mismo.
· Si el padre peca, afecta a toda la familia.
· Si el líder del pueblo de Dios peca, Iglesia, familia e institución se dañan.
· Si un líder de estructura social peca, afecta a la sociedad.
· Si un servidor público peca, afecta a la localidad completa.
· Si un gobernante peca, toda la nación sufre.
El propósito del enemigo es deshonrar a Dios y perjudicar a su pueblo. Tratará de engañar al líder para hacerle renegar de Dios y para que le desobedezca. Finalmente este hombre engañado se transforma en un engañador o falso profeta.
En Ezequiel 13 dice que los falsos profetas:
· Profetizaban según su propio corazón
· Andaban en pos de su propio espíritu
· Engañaron al pueblo diciendo: Paz no habiendo paz.
· Ayudaron a recubrir lo malo.

En resumen, el alma del ser humano puede ser desviada del propósito de Dios a través del engaño. La mente, lugar donde están registrados nuestros pensamientos, donde radican nuestras estructuras cognitivas y nuestros valores, es el objetivo del enemigo que quiere que pensemos y actuemos de acuerdo a sus falsos valores y filosofías.
Muchos son los creyentes que aún habiendo llegado a Cristo y habiendo alcanzado la Salvación, no viven vidas victoriosas por encontrarse aún atados en sus mentes al engaño del enemigo y por estar condicionando sus vidas y acciones a los valores erróneos que el diablo ha plantado y que hoy en día llegan a ser “normales” para la sociedad en general.
Pero el hecho de que estos falsos “valores” se hayan generalizado no les hace verdaderos, ni absolutos, por lo tanto, debemos llegar ante Dios con un corazón dispuesto y dejar que escudriñe nuestra mente y nos muestre cuánto hay de engaño en nuestras vidas.

APRENDIENDO A DISCERNIR EL ENGAÑO
El don de discernimiento es un don dado por Dios a sus hijos para atender específicamente la necesidad de percibir los engaños del enemigo tanto en su propia vida como en la vida de los creyentes a los que tiene la oportunidad de ayudar.
Sin olvidar que el engaño opera en forma sutil, disfrazando una “mentira” como si fuera verdad, debemos estar atentos a detectarlo a tiempo y advertir a aquellos que están siendo llevados por el camino del engaño. La mejor manera de descubrir un engaño es exponiéndolo a la Palabra de Dios… si ese pensamiento es contrario a la Palabra de Dios, o se opone al Plan de Dios, alejándonos del Plan de Dios, es una mentira del diablo. Por lo tanto, debemos pedir al Señor que agudice nuestros sentidos y nos dé el discernimiento necesario para no ser engañados y para andar de acuerdo a la Verdad sin apartarnos de ella.

Ejemplos:
“Nadie me ama”
“Nunca nadie se ha interesado en mi”
“Si nos amamos, y Dios desea que seamos felices… no creo que se oponga a nuestro amor, porque él no es feliz con su esposa ni yo soy feliz con el mío”
“Los hombre son todos iguales, no se puede confiar en ellos”
“EN este mundo es imposible confiar en alguien”
“No tengo el cuerpo esbelto, por lo tanto soy despreciable”
“Hay muchas cosas de mi apariencia que me gustaría cambiar”
“No somos compatibles así que no creo que Dios quiera que sigamos sufriendo toda una vida juntos, por lo tanto debemos separarnos”
“Dios no debe querer que mi hijo nazca en estas condiciones” (aborto)


TRATAMIENTO DEL ENGAÑO

El único remedio para desbaratar el engaño en la mente del ser humano es que en medio de la tenebrosa oscuridad que reina la mente del hombre resplandezca la luz de Cristo. La luz de Cristo es la VERDAD de Dios, y Jesucristo se presentó a si mismo como LA VERDAD.
El entendimiento engañado o entenebrecido por las mentiras de Satanás sólo podrán ser libertados y los “ojos espirituales” de aquella persona abiertos, cuando sea expuesta a la Palabra de Dios, a los principios de la Palabra de Dios.
Esta realidad nos deja en claro que el proceso de sanidad en la vida de una persona, no involucra el hecho de que solamente sus emociones sean restauradas, sino que es necesario que primeramente su “entendimiento” sea sanado: que el “engaño” que hay en su corazón y que le ha llevado a tomar malas decisiones y a ser herido de la manera que fue, alejándose del Plan de Dios, sea “limpiado” y ese proceso sólo se llevará a cabo cuando la persona sea expuesta a la Palabra de Dios.
Por lo tanto, es necesario que un proceso de sanidad interior o de restauración de los corazones quebrantados incluya un tiempo de enseñanza, un tiempo de instrucción, donde mostremos el Plan perfecto de Dios, la voluntad de Dios y donde dejemos en evidencia a Satanás como enemigo de nuestras almas y como gestor de todo el proceso de deterioro en las vidas humanas.
Sólo la LUZ RESPLANDECIENTE DE LA VERDAD podrá libertar las mentes cautivas y preparar el camino para la completa sanidad del alma.

RENOVACIÓN DEL ENTENDIMIENTO

Como parte del proceso de restauración del ser humano y específicamente en el área de la mente, la Biblia nos dice en Romanos 12:2 que seamos transformados por medio de la “renovación de nuestro entendimiento”. Esto implica reeducar nuestros sentidos para captar aquellas cosas que son mentiras y que están en contra de la Verdad de Dios, y llenar nuestra mente con la Palabra de Dios, con sus principios, de manera que paulatinamente se vaya produciendo un “cambio” de mente.

Este proceso vendrá en la medida que conozcamos las Escrituras y los principios de Dios vayan formando parte de nuestro ser. Es el Espíritu Santo el que “vivifica”, es decir, da vida a la letra que leemos en la Biblia y le otorga un sentido único y especial aplicable, a nuestras vidas diariamente.

La proclamación con nuestros labios de la verdad de Dios será un arma poderosa contra el engaño. Al declarar la verdad de Dios por nuestra boca, aún que nuestras emociones sientan lo contrario liberará el proceso en nuestras vidas y comenzará la sanidad del alma herida.

5 comentarios:

rosa maria remon dijo...

completamente de acuerdo, con la esposicion de este tema pues mientras en nuestra menteno este implantada la pabra de Dios cualquier cosa puede prevalecer y estar engañados ,inclusocosas dichas por siervos de Dios que luego se diborcian y se vuelben a casar, siendo contrario a lo que Cristomismo dijo, solo el EspirituSanto,nos puede llevar a toda verdad y enseñar todas las cosas por medio de su palabray no conforme a nueatros deseos ,pues nuestros deseos son contrarios a la boluntad de Dios si nuestro deleite no es en el Señor.

Noemi dijo...

Gracias por edificarnos, sea muy bendecido su blog, le visito desde El Salvador, adelante y muchisimas bendiciones. Mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

Diana Campa dijo...

Una gran bendición haber encontrado este blog con información que en muchas ocasiones no nos es impartida en nuestras iglesias y que es de suma importancia a las vidas que hemos sido dañadas a lo largo de nuestra vida... Visita desde Mexico!

PAOLO DIOSES PACHECO dijo...

HERMOSO MENSAJE, QUE EXHORTA, EDIFICA Y RESTAURA, QUE LA LUZ EL CORDERO INMOLADO SIEMPRE RESPLANDEZCA EN NOSOTROS, DEBEMOS DE ARREPENTIRNOS DE NYESTRAS MALDADES, Y ANHELAR DE CRISTO EN TODO MOMENTO, BENDICIONES AMADA SIERVA, DIOS LA SIGA RESPLANDECIENDO PODEROSAMENTE, PARA LA GLORIA DEL ETERNO PADRE CELESTIAL.

freddy dijo...

Excelente ayuda