sábado, 22 de diciembre de 2007

LA VERDADERA NAVIDAD DEL CRISTIANO

NAVIDAD ... Época especial

Pensamos en árboles, luces, regalos, Papá Noel, etc...
Es una época donde se evoca el “espíritu de navidad”...
Es un momento donde buscamos estar junto a las personas que amamos...
La Navidad se ha transformado en una fiesta celebrada por muchos incluso que no aceptan la mesianidad de Jesús!

¿Cuál debe ser entonces la postura de los creyentes en estas fiestas?

¿Debemos aislarnos como algunos lo hacen, tomando una postura extrema contra esta época que hoy por hoy se ha transformado en una fiesta del consumo?

¿Debemos entrar en las celebraciones tal como el mundo lo hace sin parar para reflexionar en el sentido de esta fiesta y dejarnos llevar por el consumismo?

Para poder entender cuál debe ser nuestra postura delante de estas fiestas, debemos observar el sentido de la palabra Navidad y lo que eso significa para aquellos que decimos ser seguidores de Jesucristo.
En estas fiestas, en realidad celebramos el nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, cuando vino al mundo y nació de mujer y vivió entre nosotros.

Leer: 1ª Timoteo 2: 5-6
“...pues, hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre, el cual se dio a si mismo en rescate por todos, de los cual se dio testimonio a su debido tiempo.”
Celebramos su llegada a nuestra vida, a esta tierra, a este mundo.

Es la época en que recordamos que él se despojó de toda su gloria para hacerse un hombre en todo semejante a nosotros para ser el cordero propicio para el sacrificio.

¿Pero por qué nos damos regalos? ¿Qué simbolizan esos regalos?

El intercambio de regalos para nosotros los cristianos, no debería tiene valor por el regalo en sí, pero si la acción de DAR, que es lo que debería motivar ese intercambio.

Al regalarnos unos a otros, recordamos el espíritu de donación que tuvo Cristo al ser capaz de donarse a sí mismo para que así nosotros pudiésemos ser salvos.
Cuando damos, cumplimos un mandato de Dios y la Biblia dice q somos Bienaventurados.
Leer Hechos 20:35 “...más bienaventurado es dar que recibir...”

¿Cuáles deben ser los principios que deben guiarnos en el momento de DAR?

a) DEBEMOS DAR CON ALEGRÍA (2ª Corintios 9: 7-10)
“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre.”
· Nuestra bendición está en dar, por eso debemos alegrarnos cuando damos.
· Al DAR a otros, nos hacemos embajadores del Reino de Dios, llevando el mensaje de Cristo que dio su vida por nosotros.
· Es una actitud que surge como fruto de un corazón generoso. La generosidad no mira a quien da... simplemente se contenta con dar.
· Cuando damos estamos haciendo la Voluntad de Dios. Estamos agradando a nuestro Señor.

b) DEBEMOS DAR ABUNDANTEMENTE (Lucas 6:38)
“Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo, porque con la misma medida que medís, os volverán a medir.”
· No olvidando q esa misma medida será la medida para nuestras bendiciones.
· Aquí el mandamiento claro es DAD... y como consecuencia dice que recibiremos.
· Los parámetros para dar están determinados: Una medida buena, abundante, casi cayendo de tan llena! Tal como a usted le gustaría recibir.

c) DANDO DE GRACIA, TAL COMO RECIBIMOS (Mateo 10:8)
“...de gracia recibisteis, dad de gracia...”
· No debemos mirar a quien merece.
· Es dar por amor y no un premio por metas conquistadas.
· Aquél que da de gracia no juzga si el otro se hace merecedor de lo que está recibiendo. Su bendición está en DAR. Sólo ese acto le hace bienaventurado.
· Si la otra persona no valoriza, no cuida, no guarda, no entiende o no merece lo que recibió, eso no importa más cuando damos de gracia.
· La generosidad que proviene de un corazón dadivoso no tiene límites.

d) SIENDO SENSIBLE A LA NECESIDAD DEL OTRO ( Mateo 25: 37-40)
“Señor, ¿cuando te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber... de cierto os digo que cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.”
· No podemos olvidar que cuando atendemos la necesidad de un pequeño necesitado, estamos haciéndoselo al propio Jesús.
· Debemos estar atentos a las necesidades de aquellos pequeños que nos rodean.
· Para que seamos generosos debemos dejar de ser egoístas y de pensar solamente en nuestras necesidades.
Conclusión:
El mensaje del Reino es DAR.
En esta época debemos recordar ese acto de donación de Jesús DANDO.
Entonces, DÉ.

¿Ha visto como es común hacer intercambio de regalos en esta época?
Como cristianos, también nos damos regalos o hacemos amigo secreto, pero qué mejor que darnos uno al otro algo que es ETERNO: Promesas de la Palabra de Dios!
Leamos:
“Todas las que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia; por medio de estas cosas nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas lleguéis a ser participantes de la naturaleza divina...”
2ª Pedro 1: 3-4

Entonces, en esta época especial... Por qué no darnos unos a otros promesas de la Palabra de Dios? Escoja algunas promesas, escoja algunas personas y entregue la Palabra de Dios... que dice que no volverá vacía, pero que hará lo que El quiere! Manos a la obra!

3 comentarios:

eriikaa.3 dijo...

qe bueno qe estuvo el mensaje de Dar, dar es mejor qe recibir :)
Dios te re bendiga!

Luces decoracion y Regalos dijo...

me gusto el texto.. soy nueva en el camino de Dios, y casualmente o causalmente cai en tu blog.. asi q te estare leyendo pronto..
Luces
http:lucesregalos.blogspot.com

Javier Morales dijo...

Espectacular, palabras de bendición las que Dios puso en tu mano!!